Causas de la pérdida de oído

La causa de una pérdida de oído puede encontrarse en el oído exterior, medio o interior. Las insuficiencias causadas por un fallo en el oído exterior o medio se denominan sordera de transmisión. Por el contrario cuando el daño se sitúa en el oído interior se habla de sordera neurosensorial.
La combinación de ambos tipos se denomina sordera mixta.

Oído externo

Los tapones de cera o las infecciones en el meato auditivo pueden ser corregidas en general con rapidez. Para evitar problemas más serios es necesario tratar esas causas rápidamente.

Oído medio

Las causas más frecuentes en el oído medio son la inflamaciones, daños en la membrana del tímpano y la otosclerosis. Esta enfermedad es una calcificación de los huesillos auditivos. La mayoría de los efectos pueden ser corregidos mediante medicamentos o con una operación.

Oído interior

La mayoría de las causas para la pérdida auditiva afectan al oído interior. Sobre todo la capacidad empeora con el paso de los años. El aumento de la esperanza de vida ha provocado también un incremento de las personas mayores con insuficiencias auditivas. Pero también los casos aumentan entre los jóvenes. Sólo un tercio de todas las personas con insuficiencias auditivas ha alcanzado la edad de la jubilación. Las causas son el ruido y la música fuerte, un ritmo de vida perjudicial para la salud con estrés, hipertensión, altos niveles de grasa en la sangre o tabaco. También pueden ser una causa de ello algunos medicamentos, lesiones en la cabeza o enfermedades como un tumor en el nervio auditivo.

A continuación afecta a las células sensoriales en la cóclea. En la mayoría de los casos esto no puede ser tratado pero sí compensado por un audífono.